30 oct. 2009

Micheletti cede ante presiones norteamericanas

Cuando apenas falta un mes para las elecciones, el presidente golpista de Honduras, Roberto Micheletti, aceptó este jueves un acuerdo para restituir al mandatario constitucional Manuel Zelaya en el poder, previo consentimiento del Congreso, para poner fin a la crisis, según lo consignó en un comunicado.
“Esta concesión es muy sospechosa -dijo un miembro de la resistencia a Cubadebate, vía telefónica, que pidió no ser identificado. El golpismo necesita a Zelaya en el Palacio de Gobierno, aunque sea para que se tome una taza de café”, añadió.
Las fuerzas represoras del régimen de facto de Honduras seguían agrediendo las manifestaciones pacíficas a favor del presidente legítimo de ese país, Manuel Zelaya, reportaba Telesur la tarde del jueves. “Tenemos varios heridos y por lo menos 10 detenidos”, denunció el dirigente campesino y líder del Frente de Resistencia contra el golpe de Estado, Rafael Alegría.
Micheletti emitió su declaración más de 10 horas después de que se reanudara el diálogo entre ambas partes, tras casi una semana de suspensión por desacuerdos sobre la restitución de Zelaya, derrocado el 28 de junio y tras semanas de una intensa presión internacional, incluido el viaje de Thomas Shannon de esta semana.
Sobre “la posible restitución de Zelaya a la presidencia (…) mi gobierno ha decidido apoyar una propuesta que permite un voto en el Congreso Nacional, con una previa opinión de la Corte Suprema de Justicia, para retrotraer todo el poder ejecutivo previo al 28 de junio del 2009″, precisó Micheletti.
“Siempre hemos sido firmes que es la Corte Suprema de Justicia que debe decidir la posible restitución del señor Zelaya, pero también entendemos que nuestro pueblo reclama pasar la página de nuestra historia en estos momentos difíciles que vive Honduras”, precisó el mandatario golpista.
Otros puntos del acuerdo son la formación de un gobierno de reconciliación, rechazo a la amnistía política, la realización de elecciones el 29 de noviembre y la transferencia de la autoridad de las Fuerzas Armadas al Tribunal Supremo Electoral, entre otros puntos.
Asimismo, ambas partes negociadoras acordaron crear una comisión de verificación para hacer cumplir los puntos del acuerdo, otra Comisión de la Verdad para investigar los sucesos antes, durante y después del golpe de Estado que depuso a Zelaya, el 28 de junio pasado.
“También solicitamos a la comunidad internacional derogar todas las sanciones contra Honduras y enviar observadores internacionales a las elecciones presidenciales” del 29 de noviembre, señaló.
“Esperamos que este acuerdo sea el principio de lograr una nueva reconciliación que tanto necesitan y desean los hondureños“, dijo Micheletti tras agradecer “inmensamente” la contribución de Estados Unidos, la Organización de Estados Americanos (OEA) y del presidente costarricense y mediador inicial en la crisis, Oscar Arias.
El mandatario costarricense fue el autor del proyecto aprobado este jueves por las comisiones negociadoras de Zelaya y Micheletti.
Fuente CubaDebate
Related Posts with Thumbnails