1 oct. 2010

LA INTOLERANCIA DE LOS INVISIBLES

Podemos estar de acuerdo o no con la forma de protesta, podemos incluso pensar que impactar algunos huevos contra un vidrio es un acto vandálico y de suma violencia, lo que no se puede negar es que VIOLENCIA  TAMBIEN ES MENTIR.
El temor reverencial que produce el diario más vendido en nuestra provincia, la sagacidad de sus periodistas, su línea editorial, sus silencios oscuros, el golpe bajo, la estructura gigante que permite la colonización de subjetividades, la posesión de la palabra y con ella de la verdad, nos ponen como jóvenes idealistas en la vereda del frente.
Nadie puede realizarse en una ciudad donde hay cosas que no se pueden decir, donde hay respetos incomprensibles a personas que son movidas a teclear caracteres por las propagandas de turno, donde la maquinaria esta aceitada para sujetar al sujeto a su “exclusiva” verdad.
El hecho que me lleva a escribir sucedió el día martes en el mismo momento que en todo el país se pedía por la implementación de la ley de medios para que exista una pluralidad de voces,  el domingo anterior Joaquin Morales Sola ya había anticipado en su editorial en LA GACETA  que el matrimonio K iba por todo para terminar con  la libertad de prensa, desde el día martes hasta hoy viernes el diario tucumano dedico a esta manifestación la misma importancia  que al fallido golpe de estado en ecuador.
La editorial del dia jueves titulada “ la intolerancia conduce a la violencia” pone en evidencia la línea discursiva del matutino, intolerancia se define como “ la falta de voluntad o habilidad para tolerar algo”, nuestra voluntad de poder disentir y protestar supero a la habilidad de soportar mentiras por lo que coincido con la primera palabra del encabezado, pero que quede claro una cosa, esta es la intolerancia de los invisibles, de quienes no contamos con el aparato de reproducción de la palabra, de quienes no soportamos una libertad de prensa que no es más que de empresa, o de una presa que retiene el caudal de todo aquello que no le gusta o conviene.
 Después de repudiar los huevazos y los dichos de Eve de Bonafini el director del diario se despide citando al arzobispo brasilero Dom Helder cámara con la frase “ la violencia solo atrae más violencia”, lo paradójico es que este arzobispo se encuadra en la doctrina de curas por la liberación y tiene publicado un libro llamado “ la voz de los sin voz”, más allá de esto, el último párrafo de la editorial es muy poco feliz cuando dice textualmente “Sobre la base de nuestra dolorosa experiencia los argentinos ya deberíamos haber aprendido de esta premisa ( la violencia solo trae violencia), dejándonos una especie de advertencia al lector que se atreva a cuestionar o a protestar contra la casa de la verdad.

“jóvenes peronistas atacaron LA GACETA”, fue el mascaron de proa con el que el diario tucumano presentaba el episodio, FALSO, no todos eran jóvenes, no todos eran peronistas y casi la totalidad de las agrupaciones peronistas que nombra el diario no participaron de la protesta ya que se encontraban realizando una radio abierta a favor de la aplicación de la ley de medios, radio abierta que no tuvo ningún tipo de repercusión en el matutino,  no fue un ataque, fue un repudio a su silencio en las épocas donde el periodismo tendría que haber hecho gala de su profesión y levantar su voz con la misma vehemencia con la que se repudian 10 huevazos.
Albert Camus se propone superar el cogito cartesiano por un silogismo más social, nos deja el “me revelo, luego somos”, solo sub vertiendo el orden, solo siendo políticamente incorrectos, solo sin miedo podemos ser libres, lo demás no importa nada.

GABRIEL -  LA LIBERTARIA


del Blog de los Compañeros de la JJL

http://www.lagaceta.com.ar/nota/400946/Opinion/intolerancia-conduce-violencia.html
Related Posts with Thumbnails